Smart solutions for the new normality

Capítulo 4. ¿Estás deshidratado?

  3g office   Dic 01, 2017   Nework, Publicaciones, Recomendadas, saludcognitiva   Comentarios desactivados en Capítulo 4. ¿Estás deshidratado?

En nuestras investigaciones recientes hemos analizado los factores que más influyen en el rendimiento cognitivo, para que personas y organizaciones puedan comprenderlo y tomar las medidas adecuadas con el fin de que el cerebro de todos esté en las condiciones óptimas. En el artículo anterior vimos lo importante que es comenzar el día con un desayuno saludable… ahora vamos a ver la hidratación, ¡está claro que también es importante beber algo en el desayuno!

Salud cognitiva hidratación

¿Por qué es importante la hidratación?

Hace tiempo que atletas y deportistas son conscientes de que la hidratación es importante para el éxito, no solo porque hace que los sistemas físicos del cuerpo funcionen mejor, sino porque cuando hay un nivel bajo de hidratación, el cerebro no funciona como debería. Por lo tanto, cuando se organiza la administración del lugar de trabajo, es fundamental tener presente que los empleados necesitan estar siempre bien hidratados para lograr su mejor rendimiento cognitivo

Los estudios sobre este asunto muestran que el rendimiento cognitivo disminuye bruscamente si los niveles de agua del cuerpo disminuyen en solo un 2% del peso corporal (para un hombre que pese unos 75 kilos, eso supone algo más de 1,5 litros de agua). No importa lo leve que sea la deshidratación; puede causar un desequilibrio en las funciones corporales y los síntomas son dolores de cabeza, cansancio y debilidad, confusión y cambios de humor.

La deshidratación puede tener efectos muy negativos sobre la capacidad cognitiva e interferir en el rendimiento asociado con habilidades como la percepción, la visión espacial, la atención, la memoria inmediata y la interacción física/cerebro, de modo que está claro que es un factor clave para que podamos ofrecer nuestro mejor rendimiento cognitivo todos los días.

¿Qué hace que nos deshidratemos?

En un día corriente, en circunstancias normales, una persona pierde 2 o 3 litros de agua al sudar, orinar y respirar. Si el lugar en el que está trabajando tiene puesto el aire acondicionado, el aire puede estar fresco y seco. Cuando el aparato de aire acondicionado enfría el aire, elimina la humedad del mismo y el aire seco extrae la humedad de nuestros pulmones cuando respiramos. Entonces, aunque no tengamos sed ni calor, seguimos perdiendo líquidos más rápidamente que si la humedad relativa del aire fuera mayor.

La cantidad de agua que necesita cada uno también puede variar en función de aspectos como la edad, el clima, la dieta (por ejemplo, si es baja en calorías), la actividad física, el ejercicio o en caso de embarazo. Una de las cosas clave que debemos recordar: si espera hasta tener sed, es que ya se está deshidratando.

¿Cuánto tenemos que beber?

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda una ingesta diaria de 2,5 litros de agua para hombres y 2 litros para mujeres (resultantes de una combinación de líquidos y alimentos), de los cuales el 70 o el 80% procederá de bebidas. Algunos expertos responden a esto que los «8 vasos de agua al día» son un mito, y que no hay evidencia sólida para respaldar esa afirmación. Otras fuentes sugieren que una persona normal necesita 1,5 o 2 litros al día (fuente: Bupa).

Muchas personas no son capaces de beber esa cantidad de agua, así que aquí damos unas ideas para variar las fuentes de hidratación:

  • Come frutas con bajos niveles de azúcar y aditivos.
  • Pon una rodaja de limón, lima, naranja o pepino en el agua para darle sabor y fragancia.
  • Cuando tomes un té, un café, un vino, una cerveza, o cualquier otra cosa, ¡bebe también un vaso de agua!
  • La fruta y algunas verduras contienen mucha agua (el pepino y la lechuga son un 96% de agua y los tomates son un 94%), por lo que pueden ser excelentes complementos para tus comidas.

Más cosas que hay que recordar al decidir qué beber:

  • Las bebidas gaseosas, los zumos de frutas envasados, los batidos y el agua de coco suelen tener un exceso de azúcar.
  • El café, el té y otras bebidas con cafeína pueden tener un efecto positivo sobre tu rendimiento, pero también son diuréticos y contribuyen a la deshidratación.
  • En un experimento reciente, que se hizo en televisión, se afirmaba que el mejor hidratante era la leche, pero dado que también contiene proteínas, azúcar y grasa, creemos que probablemente es mejor utilizarlo como un contribuyente a la hidratación, en lugar de algo para beber a lo largo del día.
  • El alcohol es un conocido deshidratador; igual que otros diuréticos, obliga a los riñones a expulsar más de lo que ha bebido. También reduce la producción de la hormona vasopresina (la hormona antidiurética), que es la que ordena a los riñones que reabsorban el agua en lugar de vaciarla a través de la vejiga. Algunos estudios han demostrado que la cantidad de líquido que orinamos puede ser 4 veces mayor que la cantidad de alcohol que hemos bebido.

Captitulo 4 Salud cognitivaCómo tomar conciencia de la importancia que tiene la hidratación

Es sencillo comprender la importancia que tiene lo que bebemos, las condiciones que influyen en nuestra hidratación (el calor, el frío, la sequedad), y lo que tenemos que hacer para mantenernos hidratados. Lo complicado es ponerlo en práctica. Es mucho más fácil ignorar la sed cuando empiezas a notarla, o pensar que primero terminas una cosa y luego te tomas algo, en lugar de planificar las cosas de forma eficaz para asegurarte de que nunca tengas sed.

Hay algunas cosas muy sencillas que puedes hacer: llevar siempre una botella de agua, especialmente cuando viajes, trabajes en lugares que sabes que tienden a estar secos o cuando entres en largas reuniones. Es muy frecuente que no haya nada para beber a menos que lleves tu propia botella. Puedes animar a otros a que beban también y traigan sus bebidas para la reunión, especialmente si ves que la atención del grupo flaquea.

Cuando tengas un día ajetreado es posible que te olvides de beber lo suficiente. ¿Por qué no te pones una alarma en el móvil cada 2 horas y haces un «descanso hidratante»?

Por último, un recordatorio: tu orina es un gran indicador de deshidratación. El color debe ser amarillo claro (mira el diagrama) y si es más oscuro, hay que tomar medidas. ¡Así que esos descansos para ir a la máquina de agua van más allá del cotilleo y el networking!

Beber algo (un café, un té, etc.) es una buena manera de ver a los colegas y ponerse al día, relacionarse, socializar y compartir información. Todos estos aspectos son excelentes indicadores del sólido desempeño del equipo, así que no te levantes solamente a comprar una botella de agua, utilízalo como una oportunidad para ver a tus colegas, ponerte al día y socializar mientras tomas un descanso.

Si estás interesado en nuestras reflexiones sobre otros factores que contribuyen al excelente desempeño del equipo, consulta nuestros blogs sobre la productividad de los trabajadores del conocimiento.

 Haz que tu cerebro tenga un día estupendo, ¡no dejes que se te seque!

En el próximo artículo te lo contaremos todo sobre el tercer factor: dormir, ¡que duermas bien esta noche!

 

Esta es una traducción realizada por Ana Bustelo del artículo original en inglés:

COGNITIVE FITNESS CHAPTER 4 – ARE YOU DEHYDRATED?

by Andrew Mawson.

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

About 3g office

3g office by 3g Smart Group. Empresa global en procesos de transformación en workplace, retail y educación. Diseñando y construyendo contigo.

Comments are closed.