Smart solutions for the new normality

Capítulo 2. La cognición… ¿en qué consiste?

  3g office   Nov 10, 2017   Nework, Publicaciones, Recomendadas, saludcognitiva   Comentarios desactivados en Capítulo 2. La cognición… ¿en qué consiste?

«Cognición» no es más que un término científico para el describir el funcionamiento del cerebro. Hasta hace poco, la medición de la efectividad del cerebro era una tarea difícil que requería unas condiciones específicas en un laboratorio y unos equipos muy costosos. Sin embargo, en los últimos años, expertos en la materia han diseñado programas de software que miden de forma fiable el rendimiento de diferentes partes del cerebro.

 

Hay muchas funciones diferentes del cerebro que se conocen como «dominios», pero 5 de estos dominios parecen ser más importantes y se pueden medir con software.

 

Los cinco dominios cognitivos

Los dominios primarios son:

  • Atención: la capacidad para centrar la atención sobre los estímulos visuales o auditivos, que se presenten como objetivo, y filtrar distracciones no deseadas.
  • Funcionamiento ejecutivo: la capacidad para planificar estratégicamente las acciones que uno llevará a cabo, la abstracción y la flexibilidad cognitiva – la capacidad para cambiar la estrategia cuando sea necesario.
  • Velocidad y precisión psicomotriz: tiempo de reacción / velocidad de procesamiento: funciones relacionadas que se ocupan de lo rápido que una persona puede reaccionar a los estímulos y procesar la información.
  • Memoria episódica: la capacidad de codificar, almacenar y recuperar información. En la mayoría de los estudios, la memoria se divide, además, en reconocimiento, recuerdo, memoria verbal, visual, episódica y de trabajo. Cada tipo de memoria tiene tareas específicas asociadas con esa función de memoria.
  • Memoria en funcionamiento: es el sistema responsable de la retención y procesamiento transitorio de información nueva y ya almacenada, y es un proceso importante para el razonamiento, la comprensión, el aprendizaje y la actualización de la memoria.

Es fácil ver que estos dominios importan enormemente cuando uno está involucrado en el trabajo del conocimiento. Por ejemplo, si nuestro dominio de «atención» no es todo lo efectivo que puede ser, nuestra capacidad de concentrarnos en reuniones y mientras leemos podría ser inferior a alguien con un mejor desempeño de su dominio de «atención». Imagínate que estás en una reunión con otras cuatro personas y te has perdido una parte fundamental de lo que se ha dicho. Independientemente de la buena memoria que tengas, si la información no llega hasta tu memoria, no podrás recordarla. Por lo tanto, en el futuro, cuando estés hablando con alguno de esos cuatro colegas, pueden suponer que tu recibiste la misma información que él o ella en la reunión… pero no es cierto. Esto puede llevar a una potencial confusión. «¿Este tipo estuvo en la misma reunión que tú y yo?».

Además, el entorno en el que trabajas puede importarte más si tu dominio de «atención» es más débil que el de alguien más fuerte en esta área. Por ejemplo, puedes necesitar un ambiente sin distracciones más que alguien cuya concentración le permite bloquear todo lo demás.

De modo que, como verás, según las tareas que tenga encomendadas, los diferentes dominios tendrán una mayor importancia en el desempeño de esas tareas. Así, por ejemplo, si tienes una función en la que la velocidad o la precisión son vitales —si eres un piloto de avión o un contable—, entonces el dominio de «velocidad y precisión psicomotriz» puede ser crítico. Si eres un alto ejecutivo que decide la estrategia o la planificación a seguir, la función «ejecutiva» será más importante.

Es bastante evidente que, en un mundo en el que el cerebro de su gente es la herramienta clave para generar valor, la eficacia de estos dominios es de suma importancia.

Lo que queríamos hacer con esta investigación era revisar a fondo los estudios académicos que se han realizado sobre el tema de la cognición en el mundo para delimitar lo que marca la diferencia en el rendimiento de las diferentes partes del cerebro e identificar qué consejos se podrían ofrecer con el fin de mejorar y diseñar unas directrices que ayuden a las personas a hacer lo necesario para alcanzar su máximo rendimiento cognitivo.

Así que durante los próximos meses vamos a ir revelando los resultados de nuestra investigación, e iremos proporcionando algunas pautas que te sean útiles para mejorar tu propio rendimiento cognitivo y el de tu gente.

Esta es una traducción realizada por Ana Bustelo del artículo original en inglés:

COGNITIVE FITNESS: CHAPTER 2 – COGNITION…WHAT’S IT ALL ABOUT?

by Andrew Mawson.

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

About 3g office

3g office by 3g Smart Group. Empresa global en procesos de transformación en workplace, retail y educación. Diseñando y construyendo contigo.

Comments are closed.