Smart solutions for the new normality

Atento, te van a pagar por ir a jugar a la oficina y trabajar en casa

  3g office   Ene 18, 2017   Destacados, Nework, Publicaciones   Comentarios desactivados en Atento, te van a pagar por ir a jugar a la oficina y trabajar en casa

 Atento, te van a pagar por ir a jugar a la oficina y trabajar en casa

 

04-10-2016

Si alguien te dice “oficinas de Google” seguramente te vendrá a la cabeza la imagen de un espacio amplio, colorido y minimalista, con cafetería, amplios y cómodos sillones en los que poder descansar, videoconsolas o futbolines… Una tendencia que está siendo replicada en las nuevas oficinas de muchas compañías de cualquier industria, por lo que ya no tienes que trabajar en una tecnológica para desempeñar tu carrera en un ambiente similar.

Trabajo: es lo que haces, no dónde lo haces

¿Es una moda? ¿Por qué las oficinas han dejado de ser espacios tristes, grises y monótonos para ser toda una fiesta de color e innovación?

Para entenderlo mejor, debemos abordar el cambio que se ha producido con respecto al trabajo. “Históricamente, el trabajo era un lugar al que íbamos. Desde la Revolución Industrial, se acudía al trabajo porque era donde estaba la máquina”, explica Francisco Vázquez, presidente de 3G Office. Algo que se ha mantenido a lo largo de los años, puesto que en las oficinas estaban primero las máquinas de escribir y luego los ordenadores y servidores de la empresa.

Sin embargo, en los últimos años, y con el avance de las tecnologías móviles y de comunicación, todo ha cambiado. “El trabajo ha pasado a ser una actividad, no un lugar. Lo quieran o no las empresas, lo fomenten o no, la gente ya es móvil y no tiene esa dependencia del puesto de trabajo”.

Aunque este tipo de oficinas se dio en un primer momento entre las tecnológicas por su acceso temprano a determinadas tecnologías de movilidad, Vázquez asegura que es algo que se va a replicar en todas las industrias, independientemente también de su tamaño y de su carácter nacional o internacional. “Esta transformación del espacio de trabajo es algo que va a llegar a todos lados. El que no se transforme le pasará lo que a Kodak o Nokia”.

Si quieres que vaya, hazlo atractivo

Según los datos que maneja esta consultora de diseño de oficinas, el 50% de los puestos de trabajo que se venían asignando (bien sea en una oficina abierta o en despachos) están permanentemente vacíos.

“El diseño de las oficinas como fábricas de trabajo está caduco y ha terminado. Hay que replanteárselo todo”, afirma Vázquez, más allá de la conveniencia o no de despachos o espacios abiertos.

Según Vázquez, “al igual que la economía digital colaborativa está replanteando nuevos negocios (el mayor operador de habitaciones -Airbnb- o de vehículos -Uber- no tienen nada en propiedad), en las oficinas pasa igual. Las cartas se han repartido de nuevo y hay que jugar una nueva partida, coger una hoja en blanco y empezar de nuevo”.

¿Qué vas a pedir al menú de tu restaurante?

¿Qué cosas hay que tener en cuenta al coger esa hoja en blanco empezar de nuevo? En primer lugar, que al igual que somos móviles en nuestra vida personal nos comportamos igual en el trabajo, por lo que (casi) nadie debería tener un puesto fijo asignado en las oficinas y debe facilitarse esa movilidad dentro de estos espacios.

Además, Vázquez recomienda tener muy en cuenta la diversidad de todos los empleados. No sólo en cuestiones de edad (ahora mismo hay cuatro generaciones distintas en el mercado laboral), sino también en gustos, necesidades y sensibilidades. “El foco es la persona. Las empresas se están volcando sobre el empleado. En las oficinas corporativas hay que crear espacios con mucha diversidad. Puede haber un puesto de trabajo más tradicional para el que le guste ir, pero también espacios con almohadones en el suelo, más informales, cafeterías…”.

El presidente de 3G Office hace un paralelismo entre cómo deben ser las oficinas y el menú a la carta de un restaurante. “Cuando viene mucha gente de muy diversos gustos, nacionalidades y edades a tu restaurante, pones una carta muy variada de platos para acertar y tener contenta a la gente. Lo mismo pasa en las oficinas”.

No es el futbolín, es lo que hay detrás

A todos nos llama la atención y destacamos de estas nuevas oficinas los futbolines y los espacios de descanso. “La gente se queda más con la anécdota de tener un tobogán que de lo que hay detrás: el cambio de trabajo como actividad frente a trabajo como el lugar”. Y, sin embargo, es esto último lo verdaderamente importante, porque supone un cambio fundamental: centrarse en las personas aceptando la diversidad al contrario que en el pasado, donde todo estaba estandarizado (hasta los uniformes). “Ahora las oficinas son trajes a medida”.

Para diseñar estos espacios, hay que tener en cuenta, por un lado, la actividad de la empresa, teniendo también en consideración su cultura. Francisco Vázquez recomienda también pulsar la opinión del empleado. “Las personas pueden hacer su trabajo desde el lugar que prefieran. Si queremos que venga a la oficina, tendremos que atraerle de alguna manera”.

“Aquí se viene a trabajar”

Esta transición no será rápida y habrá que hacer frente a algunos retos. Uno de ellos no es solo crear espacios para aquellos profesionales que, tras años acudiendo al mismo sitio a trabajar, lo tienen como una costumbre y prefieren seguir acudiendo a la oficina, sino un cambio en la organización cultural de la empresa. Algo que Vázquez entiende que “requiere mucho esfuerzo”. “El concepto de productividad de hace 25 años es distinto al actual. Antes, cuanto más tiempo se pasaba delante de una máquina más unidades se podía producir. Pero hoy en día, el trabajador del conocimiento no rinde más por pasar más horas delante de un ordenador”.

Sin embargo, y teniendo en cuenta también la generación que suele estar al frente de los puestos de dirección, sigue habiendo una mentalidad muy arraigada del “aquí se viene a trabajar”.

Y, es cierto, al trabajo se va a trabajar, pero ahora se impone el “design for happiness”. ¿Por qué? “Las empresas se han dado cuenta de que si sus empleados son felices, van a producir más”.

Vale, pero ¿cuánto me va a costar?

Como poderoso caballero es don dinero, te vamos a dar una última razón de peso y económica para que convezcas a tu jefe de que invertir en la remodelación de las oficinas es rentable y añade otra ventaja competitiva a tu empresa.

Cuando los empleados no tienen que ir todos los días a la oficina porque pueden desempeñar su actividad desde cualquier lugar, la empresa no tiene la necesidad de estar en unas oficinas muy grandes: unas más pequeñas son óptimas, lo que conlleva menos gastos mensuales.

Leer noticia original: http://www.bluebbva.com/2016/07/atento-te-van-a-pagar-por-ir-a-jugar-a-la-oficina-y-trabajar-en-casa.asp

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Comments are closed.